Logo-TennisLife

Mario Martínez fue noticia en los años 80, cuando se convirtió en el tenista boliviano más importante de la historia.

Nacido en La Paz, “El techo” de América, empezó a jugar a más de 3,600 metros de altura. Y, con mucho empeño, escaló hasta convertirse en el No.35 del mundo en 1983. Ganó tres títulos: Burdeos, Venecia y Palermo, todos en polvo de ladrillo.

Una temprana lesión truncó su carrera a los 24 años. Y se dedicó a ser entrenador.

Desde el 2013, Martínez es noticia porque cumple una condena por abusar sexualmente de una dirigida durante tres años. Los hechos comenzaron en 2006, cuando la adolescente tenía 15 años. Ella lo acusó de “tocarla inapropiadamente” y obligarla a tener relaciones sexuales. El padre de la menor reconoció que él también entrenaba con Martínez, al que conocía por décadas, según lo que informó el periódico Palm Beach Post, de Miami, hace cinco años.

La defensa legal de Martínez lo había puesto en libertad después de pagar una fianza de 300,000 dólares. Sin embargo, fue condenado a 10 años de cárcel por abuso sexual a un menor con el agravante de abuso de autoridad al ser su profesor.

En noviembre de 2017 llega al instituto correccional Desoto Annex en Arcadia, Florida, EEUU, para cumplir con una sentencia que se contabiliza desde el momento de la acusación del fiscal, el 22 de enero de 2014. Es decir, aún le restan seis años más por cumplir.

En la prisión comparte con más de 1,000 condenados clasificados en la categoría de mínima seguridad. Ahí pasa los días uno de los deportistas bolivianos más destacados de la historia.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni