Logo-TennisLife

La final de la Copa Libertadores de América entre River Plate y Boca Juniors no sólo paraliza a los hinchas anónimos.

Primero, Gianluiggi Buffón expresó sus deseos que gane el conjunto del Riachuelo. Después del resonante triunfo en Turín por la Chanpions, el díscolo Mourinho dijo que iba a ver el partido aunque no se definió por ninguno de los dos.

Después, el mejor polista del mundo, Adolfo Cambiaso se inclinó por el club de la banda roja.

Pero el fanatismo también llegó al mundo del tenis.

En lo que se refiere a tenistas argentinos, Guillermo “El Mago” Coria, ex número 3 de la ATP, confesó a medios de su país que desde que River pasó a la final que “sueña el partido cuando duerme”, y agregó que la ansiedad “lo está matando”. Vale destacar que, cuando se casó con su actual mujer (Carla Francovigh), a la camisa blanca del traje le agregó una banda roja que le cruzó el pecho.

“Desde que Boca llegó a la final es, prácticamente, en lo único que pienso”, reveló el Diego "El Peque” Schwartzman, actual N° 17 del ranking mundial. Entre sus objetos preciados, Schwartzman conserva una playera de Juan Román Riquelme.

Por su parte, el N°3 del tenis adaptado e hincha del xeneize, Gustavo Fernández, prefirió mostrarse cauto ante posibles hechos de violencia: “Seamos pasionales pero civilizados y sepamos, ya que uno gana y el otro pierde, ponernos en el lugar del otro”, escribió en su cuenta de Twitter.

Por último, Federico Delbonis (que consiguió el quinto punto en la final de la Copa Davis ante Croacia en 2016), se mostró de manera similar a Fernández: “Tenemos una buena oportunidad como argentinos para hacer las cosas bien. Tenemos que utilizarlo como punto de partido para algo superador”.

River-Boca, Boca-River. Un partido que tiene en vilo a todo un país y que trasciende las fronteras. Las aguas del Riachuelo y del Río de la Plata podrán tocarse, pero River y Boca no se mezclan.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni