Logo-TennisLife

"Quién hubiera pensado que el tenis canadiense estaría por encima del estadounidense".- John McEnroe, Wimbledon 2016.

Corría el verano del 2009 en Montreal. Era mi primer año trabajando en Canadá y fui a ver la ronda de calificación de la Rogers Cup en el Jarry Park. Era un domingo por la tarde y vi, en el programa del torneo, por primera vez el nombre de Milos Raonic, un canadiense de 18 años y 679 del ránking ATP. Había recibido wild card y jugaba la última ronda de calificación contra Michael Llodra, 113 del mundo.

Caminé hacia la cancha Bank National, pero el partido ya había terminado. No podía creer cuando vi, por la parte de afuera del estadio, el marcador oficial: Milos Raonic doblegó a Michael Llodra 6-4 y 7-6, en lo que parecía haber sido un gran partido. Cuando miré hacia la salida del estadio, allí estaba Milos. Su enorme estatura contrastaba con su cara de jovencito. Había unas decenas de niños pidiendo autógrafos y fotografías al incipiente ídolo. Se veía sonriente y emocionado. No se cansaba de firmar y posar para cuantos le pedían que posara. Acababa de dar un paso muy importante en su joven carrera profesional: Primer partido ATP, una buena cantidad de puntos para su ránking y una bolsa de 8,500 dólares. Su mayor triunfo hasta entonces, había sido un título Future con bolsa de 1,300 dólares, que obtuvo en marzo del mismo 2009 en Montreal, Canadá.

Después de esa experiencia, Milos terminó el 2009 jugando Futures y Challengers. Ese mismo mes de agosto, ganó otro Future de 10,000 dólares, en Tailandia, con una ganancia de 1,300 dólares. Durante el 2010, Milos ya jugó algunos torneos del circuito mayor, pero principalmente participó en el Circuito Challenger. Inició el 2010 como 371, y cerró en el 157 del escalafón mundial. Sus participaciones en el US Open, Tokio 500, Kuala Lumpur 250, por mérito propio, y Rogers Cup de Canadá como wild card, fueron los inicios de una prometedora carrera.

En 2011, Milos entró a las Grandes Ligas

Después de un pequeño tropiezo, al no calificar para el Torneo de Chennai, India, Milos tuvo su primera participación importante en un Grand Slam. Perdió en ronda de 16 contra un experimentado David Ferrer 6-4, 2-6, 3-6, 4-6, un gran resultado para el entonces 152 del mundo, viniendo de calificación, contra el sembrado 7. Este resultado le permitió entrar a los 100 mejores. Con apenas 20 años de edad, un logro muy importante.

Dos semanas después, esta vez en tierras californianas, Milos ganó su primer título ATP: San José 250, luego de vencer a Fernando Verdasco, 9 del mundo por 7-6 y 7-6. El jovencito canadiense obtuvo su primer título ATP, sobre un tenista Top 10 mundial. La semana siguiente, en Memphis ATP 500, volvió a jugar un gran torneo, pero esta vez perdió en la final contra Andy Roddick, número 8 del mundo en un partido muy cerrado 6-7, 7-6 5-7. Los meses de enero y febrero del 2011 marcaron un parteaguas en la incipiente carrera de Milos. Demostró que podía competir contra los mejores del mundo y dio un salto del 152 al 37 del ránking ATP en sólo 4 semanas. Al final del 2011 Milos era ya el número 31 mundial.

A partir de ahí, la carrera de Raonic es conocida, ha ido de manera ascendente, con buenos resultados en Grand Slam, especialmente Australia 2016 y Wimbledon 2014 cuando llegó a semifinales, pero este año en las canchas sagradas del All England Lawn Tennnis and Croquet Club Milos hizo historia en el tenis canadiense. Nunca un tenista de este país alcanzó antes una final de un Grand Slam en singles varonil.

El servicio, un arma muy fuerte, no la única

En el transcurso de su carrera hemos notado varios ajustes en su estilo de juego. Después de finalizar su relación laboral con Galo Blanco, desarrolló un mejor juego de red, producto de las enseñanzas de Ivan Ljubicic, pero con Riccardo Piatti y Carlos Moya se le ha visto una gran mejoría en su devolución y su movilidad en la cancha, además, con la inclusión de John McEnroe a su equipo de trabajo, parece jugar más adelante y así presiona más a sus rivales. El día de hoy, particularmente no se le vio un segundo saque tan poderoso como al que nos tiene acostumbrados, pero definitivamente, seguirá siendo un arma fuerte, pues su porcentaje de puntos ganados con segundo servicio está cerca del 70%.

El tenis canadiense en ascenso

Los triunfos de Milos Raonic, no son los únicos en el tenis canadiense. Vasek Pospisil lleva una carrera sólida dentro de los 100 del mundo durante más de 3 años. En la rama Femenil, Eugenie Bouchard llegó ya a una final de Wimbledon, y actualmente es 40 de la WTA, pero hay un jovencito que apenas cumplió 17 años, se llama Denis Shapovalov y es el nuevo campeón de Wimbledon singles y subcampeón de dobles, junto a su compatriota Félix Auger-Aliassime.

Shapovalov actualmente ocupa el lugar 374 del ránking ATP, con más de un año todavía de carrera como Juvenil. Tuve la oportunidad de verlo tanto en provinciales, como en nacionales y es un jugador con gran futuro.

¿Recuerdan como en los 80 y principios de los 90 veíamos a Canadá como un país con muy pobre nivel de tenis? Las cosas han cambiado mucho. Y ese cambio no fue de la noche a la mañana. Es fruto de un trabajo diario, bien planeado donde se respeta y valora a los profesores. El programa de Tenis de Canadá es un programa integral que incluye, educación, trabajo físico, técnico, táctico y psicológico. Una vez que un jugador es seleccionado, Tennis Canada se encarga de toda su formación. Prácticamente viven en las instalaciones y las giras internacionales son bien planeadas. Solamente se juegan 2 torneos provinciales; dos selecciones para nacionales y dos Campeonatos Nacionales con draw de 32 jugadores. Sin embargo, cada Asociación organiza muchos torneos de menor nivel, donde los juveniles pueden adquirir experiencia y puntuación para su ránking. Como ejemplo: en la ciudad de Ottawa, con solo un millón de habitantes, tenemos alrededor de 25 torneos oficiales, divididos en diferentes niveles. El aspecto económico es algo muy importante. A lo largo de los años, y gracias al buen trabajo realizado, Tennis Canada tiene apoyo de patrocinadores importantes como una compañía de telecomunicaciones; una institución bancaria muy importante, y recientemente una compañía aseguradora.

Como vemos, Milos Raonic es únicamente la punta del Iceberg, definitivamente su talento es algo fundamental que la mayoría no tiene, pero en los próximos años seguiremos viendo tenistas canadienses participando en torneos ATP, no sé si en los primeros 10 (esa es una meta muy difícil), pero sí veremos 2 o tres jugadores más en los 100 del mundo, pues la base es muy vasta. Recordemos un principio básico: para llevar a un tenista a los 100 del mundo, necesitamos por lo menos desarrollar a 10 juveniles con potencial de llegar a ese nivel. Solamente así podremos tener en México un buen semillero de tenistas. No esperemos a que nazca un "fenómeno" en México, pues no va a suceder. Tengo fe que con la nueva administración, el tenis mexicano regrese a los niveles que tuvimos en los 70 y 80. Tomemos algo del modelo canadiense y trabajemos unidos, pues cuando el nivel mejore, va a mejorar toda la industria del tenis mexicano. Los torneos locales tendrán mayor y mejor asistencia, los clubes obtendrán mayores ingresos, los profesores serán mejor pagados; los derechos de televisión serán más altos... en fin, toda la maquinaria del tenis nacional irá en ascenso, desde la Copa Davis, hasta los torneos juveniles y amateurs.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni