Logo-TennisLife

Los franceses Nicolas Mahut y Pierre-Hugues Herbert vencieron a Mate Pavic y Ivan Dodig y lograron para su país el primer punto de la final de la Copa Davis ante Croacia, que sigue dominando 2-1 a falta de los dos individuales decisivos de este domingo.

Los ganadores del último Roland Garros y finalistas la semana pasada en Londres se mostraron más sólidos que los croatas, menos habituados a jugar juntos, que, pese a todo, ganaron un set y mantuvieron el suspense hasta el final, antes de caer por 6-4, 6-4 3-6 y 7-6 (3) en tres horas y 39 minutos.

La Copa Davis, que vive su última edición en su formato tradicional, recobró su ambiente habitual, el calor del público bullicioso apoyando a los locales en un estadio Pirre Mouroy de Lille con más de 20.000 aficionados.

Francia, que en los dos individuales del viernes apenas opuso resistencia, se mostró más dominante en el doble.

El capitán francés, Yannick Noah, que tras el 2-0 de la víspera se había mostrado muy pesimista, lo resumió al término del encuentro: "La energía ha cambiado de lado, tenemos que aprovecharlo para conseguir la remontada del siglo".

Croacia sigue siendo favorita, porque sus dos primeros jugadores se mostraron muy superiores en la primera jornada. Marin Cilic, siete del mundo, y Borna Coric, duodécimo, no dieron muestras de flaqueza y parten ambos como favoritos en sus respectivos individuales para dar a Croacia su segunda ensaladera en su tercera final, tras la ganada en 2005 y la perdida contra Argentina en 2016.

Para Francia la tarea sigue siendo ardua, casi milagrosa. Solo un equipo ha logrado dar la vuelta a una final tras perder los dos primeros duelos. Fue Australia en 1939 en Estados Unidos.

Francia se aferró al milagro con su triunfo en el doble, pero la diferencia mostrada el viernes en los individuales mantiene a sus jugadores abocados a la hazaña.

Habrá que esperar para ver si Jo-Wilfried Tsonga, que acabó con problemas en los aductores el duelo contra Marin Cilic, está listo para jugar otro individual o si Noah se ve obligado a sustituirle por Lucas Pouille, descartado de entrada pese a ser el convocado con mejor ránking.

Tampoco convenció la actuación de Jérémy Chardy, debutante en una final, frente a Coric, por lo que no es seguro que participe el domingo.

En cualquier caso, los franceses, que no ganaron un set el primer día y ni siquiera rompieron el servicio de los croatas, deberán elevar mucho su nivel para lograr los dos puntos y remontar para conservar la ensaladera conquistada el año pasado y sumar once en su palmarés.

Herbert y Mahut, que debutaba en una final, mostraron que son una pareja sólida.

No han perdido nunca en Copa Davis y suman varios torneos, todo lo contrario que Pavic y Dodig, que no tiene costumbre de juntar sus raquetas. El primero, número uno del mundo en dobles y finalista del pasado Roland Garros, no ha ganado ningún partido defendiendo a su país.

Obligados a ganar, los franceses se mostraron sólidos desde el inicio, portados por Mahut, el hombre que lloró durante La Marsellesa el viernes -este sábado fue el capitán francés quien lloró durante el himno-, sinónimo de lo hondo que tiene marcada la Davis.

Sin muchos problemas lograron las dos primeras mangas y arrebataron el saque a sus rivales de entrada en la tercera, lo que hacía pensar en una victoria rápida francesa.

Pero Pavic y Dodig se recuperaron, lograron la tercera y en la cuarta tuvieron opciones de cobrar ventaja.

Entonces despertaron los 20.000 franceses de las gradas, que llevaron en volandas a Herbert y Mahut. Sus gargantas sonaron con fuerza en el décimo juego, cuando los franceses tuvieron tres bolas de partido con servicio de Pavic, que decidió calentar a la grada.

Levantó las tres la dupla croata y forzó el juego de desempate, en el que ya no pudieron forzar una quinta manga que hubiera llenado de dudas a la pareja francesa.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright TennisLife México 2014

Diseño y Desarrollo por Sinfoni